Si cuando hablamos de Extremadura se nos viene a la cabeza un secarral, te aseguro que es porque no has visitado la provincia de Cáceres, en donde las gargantas más bonitas de la península llenan de vida y biodiversidad los ecosistemas de la zona.

Se denomina Vera de Extremadura a una zona compuesta por un conjunto de pueblos tradicionales extremeños, en cada pueblo sus escasos habitantes se esfuerzan por mantener viva la magia de su tierra, manteniendo dentro de lo posible el aspecto de las calles y fachadas tal cual se podría encontrar cuando los romanos paseaban por la calzada romana que la pasa y podemos verla aun hoy en día en diferentes localizaciones.

Antes de empezar a comentar algunos sitios que vimos voy a poner un mapa de la comarca para que te puedas situar mejor, como podemos ver se encuentra en la frontera entre Extremadura y Ávila.

 

Qué hacer en Madrigal de la Vera

Madrigal según la experiencia que pasamos por la comarca me atrevo a decir que es el pueblo más turístico, aun no siendo muy grande destaca de los demás, hay muchísima vida, negocios tales como restaurantes, panaderías, bares… y dos campings, uno de ellos en plena garganta. El camping de la garganta cuenta con un “Chill Out” para todos, no hace falta que estés en ese camping para entrar, en el que hacen conciertos de música alternativa (por lo menos cuando estuvimos) acompañados con un muy buen servicio de cocina y coctelería, pudiendo disfrutar en sofás o mesas del espectáculo y la comida.

Paisajes Madrigal de la Vera

En cuanto a la naturaleza que hay en Madrigal es espectacular, tenemos la garganta al lado del pueblo y podemos encontrar una zona habilitada para baño que llaman piscina municipal, ya que se trata de una piscina natural con socorrista y zona para hamacas y mesas de playa.

 

Desde Madrigal hasta Jaraiz de la Vera

Es fácil, un día te levantas pronto y coges la pequeña carretera de curvas que recorre todos los pueblecitos tradicionales. Cuando digo que la carretera es pequeña es porque es típica de montaña, pero importante, está muy nueva y bien cuidada, nos llamó la atención el buen estado en que se encontraba, facilitando mucho el tránsito por toda la zona de la Vera.

Uno de mis pueblos favoritos fue Valverde de la Vera, que es el siguiente que encontramos tras salir de Madrigal. Los habitantes lo cuidan mucho, trabajan la decoración… intentan mantener el ambiente de antaño, y a mi parecer lo consiguen.

Jarandilla de la Vera

Este es el pueblecito más grande aparte de Madrigal que encontraremos en la ruta, tiene una fantástica oficina de turismo (sí te digo fantástica para que entres jajaj), te recomendamos la excursión por los acueductos y la visita al castillo. El pueblo en si tiene una decoración muy verde, los vecinos se han centrado en llenar de plantas ornamentales y coloridas flores las calles y los balcones del lugar. Hablando con una vecina que se encontraba regando las plantas de su calle, grandes maceteros con plantas de bastante altura, nos comentó que así se encontraba originariamente el pueblo, intentan escoger las plantas del mismo tipo que había antaño, cuando eran sus abuelas y bisabuelas las que cuidaban las calles.

 

Cuacos de Yuste, la Vera de Extremadura

El siguiente pueblo tras pasar Jarandilla es Cuacos de Yuste, en este pueblo más que centrarnos en él lo que haremos es visitar sus alrededores. El pueblo es bonito, por supuesto, pero no encontramos nada destacable de los demás que visitamos durante el trayecto.

Cementerio Alemán de Cuacos de Yuste

¿Sabías que aquí estaban enterrados muchos de los alemanes caídos en la Primera y Segunda Guerra Mundial? Así es, el gobierno alemán se encargó de unir los cuerpos de sus militares caídos en nuestro país en un mismo lugar, y es este. Al visitarlo podemos ver el nombre de los soldados en las tumbas, todas idénticas y perfectamente alineadas. Fue muy triste ver muchas de las cruces sin nombre, solamente tenían un escrito alemán que significaba algo similar a “Soldado caído en batalla”, estaba el cuerpo pero no se sabía a quién pertenecía y aun así lo enterraron dignamente.

 

Monasterio de Yuste

Precioso para visitar, es lo único que requiere de pago para entrar durante el recorrido que hicimos. En este lugar fue donde Carlos V pasó sus últimos días, lo eligió por su estética y todo lo que transmite, consta también de gran calidad artística. Está considerado Patrimonio Nacional de España, en este caso no voy a decirte nada más, ya que cuando vayas podrás verlo en directo!