Quedó en evidencia más que nunca en el último Mundial de Brasil, cuando exactamente 166.772 turistas y entrenador personal Alicante argentinos cruzaron la frontera por amor a la camiseta. A los ídolos deportivos ya no solamente se los sigue por la TV. Una de las tendencias turísticas de los últimos tiempos, que continúa creciendo sin pausa, son los viajes para ver encuentros deportivos por el mundo.

Es verdad que el fútbol en nuestro país es el principal motor de los turistas que viajan por deporte, pero son varios los torneos y las competencias que incentivan cada vez más a armar las valijas en busca de una ubicación preferencial en alguna platea del mundo, como rugby, básquet, tenis, automovilismo y boxeo.

Las agencias de viaje ante esta demanda de los viajeros-fans crearon, durante los últimos años, departamentos especializados en eventos deportivos. Ofrecen paquetes organizados, entradas garantizadas y algunos extras como encuentros con periodistas deportivos y la posibilidad de presenciar entrenamientos o asistir a cenas con integrantes de los equipos. También suelen incluir el alojamiento en el mismo hotel donde están los jugadores, traslados a los estadios y es habitual que viaje un coordinador de la agencia para asistir a los pasajeros ante cualquier inconveniente.

La clave y el éxito de las agencias es asegurarle a sus pasajeros las entradas (en muchos casos con ubicación preferencial), lo más difícil de conseguir y a precios competitivos, no a valores de reventa.

Ya se lo llama turismo deportivo, como una rama más en el frondoso árbol de los viajes temáticos. La mayoría son viajes especiales para asistir al encuentro, de muy pocos días y entre amigos o padres con hijos varones, aunque por supuesto también son muchos los que hacen coincidir un viaje familiar con algún partido.

“Detectamos que había un deseo de la gente de presenciar eventos deportivos como complemento de los viajes, por eso hace tres años desarrollamos el departamento de Eventos Deportivos en la agencia”, cuenta Ariel Grun, director general de Hub Travel.

“Y desde que empezamos es un segmento en continuo crecimiento, a razón de un 30 % por año” agrega. En la agencia ofrecen presenciar el Mundial de básquet, boxeo y F1 en diferentes países.

La excusa perfecta

Otra de la agencias muy deportivas es Diser Viajes. En este caso está íntimamente vinculada con el tenis: comenzó organizando las giras de Hernán Gumy.

A partir de Gumy fueron incorporando más jugadores, son agencia oficial de la Asociación Argentina de Tenis y comenzaron a ofrecer tours para ver la copa Davis y los Grand Slam.

“Empezamos a organizar viajes para turistas cuando fue la Copa Davis de Chile en 2000 y desde ahí siempre ofrecemos paquetes para seguir a los jugadores de la Argentina en esa competencia y para el Torneo de Wimbledon, donde es muy difícil conseguir entradas”, explica Diego Marino, director de la agencia.

Recuerda que el punto máximo de venta fue en 2011 para la Copa Davis que se jugó en Sevilla: “Los argentinos son muy exitistas, depende mucho de cómo se vayan dando los resultados; por ejemplo a Sevilla llevamos 250 pasajeros y en la cancha había más de 5000 argentinos”, cuenta.

Después sumaron otros deportes: “Que la gente viaje para ver boxeo es un hecho nuevo. Empezamos con la pelea de Maravilla Martínez contra Chávez hace dos años y a partir de ahí seguimos, antes no iban. Creo que el viaje deportivo es una buena excusa para ir a lugares que no se tenían pensados y en muchos casos viajar con amigos”, agrega.

La agencia Turicentro también tiene una larga relación con el deporte: fue agencia oficial de la Unión Argentina de Rugby y organizó más de 300 giras de equipos de diferentes deportes. “En los últimos 5 años creció la demanda para ver varios deportes -dice Caros Gianni, presidente de la agencia-, incluso ahora estamos ofreciendo un paquete nuevo para asistir al Super Bowl de fútbol americano en Estados Unidos y a partidos de la Champions. Esto verdaderamente es un nicho dentro del turismo.”

Gianni explica que alrededor del 80 % de sus pasajeros viaja solo o con amigos, sin familia, y que básicamente van exclusivamente al evento y regresan. Ahora están preparando los paquetes para los próximos Juegos Olímpicos, que serán en Río de Janeiro en 2016 como agencia oficial: “Los precios van a ser mucho más accesibles que los del Mundial de fútbol, tanto hoteles como transporte”.

Además de movilizar fans de diferentes disciplinas, los viajes para ver deportes se convirtieron en la estrella de los viajes de incentivos y corporativos organizados por empresas.

“Invitar a hacer un viaje soñado como ir a la Polinesia ya no es suficiente atractivo. Ahora las empresas para sus viajes de incentivos buscan incluir eventos deportivos”, explica Héctor Berberian, gerente de Tije Sports. Este segmento especial de Tije Viajes se abrió hace 4 años con el Mundial de Sudáfrica y crece alrededor de un 25 % por año. “Nos dimos cuenta de que las empresas pedían algo diferente para sus viajes. ¿Qué les damos de diferente? Deporte y con un servicio especial de hospitality service, una atención VIP”, cuenta.

También explica que ahora tienen una fuerte demanda para asistir a partidos clásicos de Europa, especialmente de España e Inglaterra. “¿A quién se le hubiera ocurrido hace cinco años ir especialmente a ver un partido a Europa”, se pregunta.

Así que siempre que haya una pelota rodando por el mundo es posible que haya un argentino en la platea, alentando.